EUTANASIA: EN ECUADOR YA ESTÁ Y SE VIENE CHILE
Por vida
  
Martes, 04/06/2024
El ministerio de Salud Pública de Ecuador expidió en Abril de 2024 el reglamento para la aplicación de la Eutanasia Activa Voluntaria y Avoluntaria (extraño neologismo en reemplazo de involuntaria), en consonancia con la sentencia de la Corte Constitucional que legalizó tal práctica ubicando al país en el segundo luego de Colombia (que lo hizo en 1997).

La eutanasia es un procedimiento de administración de fármacos en dosis suficientes para matar a una persona que lo haya pedido de manera voluntaria, informada e inequívoca, si padece una enfermedad grave e incurable o lesión corporal grave e irreversible, según lo dispuesto.

La persona debe solicitar la aplicación de la Eutanasia Activa Voluntaria, mediante un Informe Médico suscrito por él o los médicos tratantes de los establecimientos del Sistema Nacional de Salud y un diagnóstico definitivo de la enfermedad o lesión corporal.

La Eutanasia Activa Avoluntaria requiere que haya documentos de voluntades anticipadas o un testamento vital notariados y copia de la decisión judicial que respalde la representación legal. A cargo de la revisión de los requisitos, debe estar el Comité Interdisciplinario para resolver la Aplicación de la Eutanasia Activa Voluntaria y Avoluntaria, que tendrá un plazo de 10 días para emitir la resolución del caso.

El Comité debe estar conformado por tres médicos especialistas, un psicólogo clínico, un psiquiatra, un bioeticista, un abogado, un trabajador social y el representante de la sociedad civil de un Comité de Ética Asistencial para la Salud, que debe ofrecer información clara, objetiva, idónea y oportuna del procedimiento de la eutanasia sea al paciente o al representante legal que expresa la solicitud.

El tribunal había aprobado la norma diciendo que el delito de homicidio ya no se aplicará a los médicos que practiquen la eutanasia, respondiendo a la demanda presentada por Paola Roldán Espinosa, una mujer de 42 años, diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (E.L.A.), casada y con un hijo de 4 años. La mujer, en Noviembre de 2023, había manifestado que tenía dolor, soledad y crueldad y que quería "descansar en paz". El Código Penal tipificaba la eutanasia como un delito de homicidio castigado con entre 10 y 13 años de prisión.


CHILE VA POR EL MISMO CAMINO

El actual presidente chileno Gabriel Boric (38) anunció el 1 de junio que planea legalizar la eutanasia y el aborto con urgencia en sus últimos 2 años de mandato, asegurando que ellos será "un acto de empatía, responsabilidad y respeto".

"Las mujeres merecen su derecho a decidir", argumentó Boric siguiendo la ya conocida justificación de la barbarie de matar a un ser humano en el vientre de su madre. Vale recordar que en Chile el aborto se despenalizó en 2017 bajo los tres clásicos supuestos (inviabilidad fetal, violación o riesgo de la vida de madre) hasta las 14 semanas de vida del nuevo ser.

El mandatario chileno señaló que estas formas de desprecio a la vida humana, en un caso antes de nacer y en otro cuando está signada por una enfermedad, cuentan como un "retraso" social que no ha sido escuchado por el Congreso.

Sobre la eutanasia, Boric sigue al pie de la letra las directivas de la cultura de muerte: las personas que tienen enfermedades "persistentes e intolerables, que no se pueden aliviar y que el o la paciente considera inaceptable", deben poder ser eliminadas con falsa compasión por parte de quienes se formaron para curar y dejando de lado las bondades y efectividad de los cuidados paliativos. Esta iniciativa legal se encuentra en proceso de revisión en el Senado.

La alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, criticó la priorización de temas no considerados urgentes y la falta de visión futura del presidente. Por su parte, líderes políticos como José Antonio Kast expresaron su firme oposición al proyecto de ley de aborto, asegurando que defenderán la vida ante todo y que rechazan rotundamente la agenda ideológica del gobierno.

Los líderes religiosos también han alzado su voz en contra. Uno de ellos fue el arzobispo de Santiago, Fernando Chomalí, quien condenó las propuestas diciendo que "con una ley de aborto y eutanasia la fuerza de la razón cede ante la razón de la fuerza. Es inhumano solucionar situaciones humanas complejas con el uso de la violencia. Ambas leyes eliminan seres humanos inocentes. Pierden los indefensos, pierde Chile y el Estado de derecho".


[Fuentes: CNN, Infocatolica, SWI swissinfo.ch, El País, Ministerio de Salud Pública de Ecuador]


Por vida