COVID-19: Novedades de la OMS sobre el uso de mascarillas, tratamientos y atención a los enfermos
Compartir en       
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto al día sus directrices sobre el uso de mascarillas por la población, la atención clínica y los tratamientos contra la COVID-19, como parte de un proceso continuo de revisión y en consulta con grupos de expertos independientes e internacionales que redactan estas directrices teniendo en cuenta las pruebas más recientes y las tendencias epidemiológicas.

Las mascarillas continúan siendo útiles para prevenir la COVID-19
La OMS continúa recomendando llevar mascarilla en determinadas situaciones. Habida cuenta de que la COVID-19 se está propagando en todo el mundo, en estas recomendaciones se recomienda usar mascarilla en determinadas situaciones, con independencia de la situación epidemiológica local.

Se recomienda a las personas expuestas recientemente al virus causante, a las que tengan o sospechen que tienen COVID-19, a las que corran un riesgo elevado de presentar síntomas graves de esta enfermedad y a todas aquellas que deban estar en lugares abarrotados, cerrados y con mala ventilación. Hasta el momento, las recomendaciones de la OMS se basaban en la situación epidemiológica.

Al igual que en las recomendaciones anteriores, la OMS afirma que puede ser conveniente llevar mascarilla en otras situaciones, en función de la evaluación de los riesgos. En este sentido, se deben tener en cuenta factores como las tendencias epidemiológicas o el aumento de las hospitalizaciones a nivel local, la cobertura vacunal, la inmunidad de la población y las características del lugar o el evento.

Menos tiempo de aislamiento para los pacientes
La OMS afirma que se puede dar el alta en poco tiempo a un paciente si da negativo en una prueba rápida de detección de antígenos de la COVID-19.

Asimismo, recomienda que si no se realizan pruebas, la persona se debe aislar durante 10 días contados a partir del primero en que haya tenido síntomas. Hasta ahora, se recomendaba añadir a 3 días más a esos 10, contados a partir del último con síntomas.

Para las personas que den positivo en la prueba de detección, pero no presenten signos y síntomas de la enfermedad se recomiendan 5 días de aislamiento sin necesidad de realizar más pruebas. Hasta ahora, en estos casos se recomendaban 10 días.

De acuerdo con la evidencia examinada por el grupo de elaboración de las directrices, la transmisión a partir de infectados sin síntomas es mucho menos probable. Aunque la evidencia al respecto no es concluyente, se ha observado que, si a los infectados con síntomas se les da de alta a los 5 días del inicio de estos, transmiten 3 veces más el virus que si se hace a los 10 días.

Revisión de los tratamientos contra la COVID-19
La OMS ha ampliado su recomendación firme de prescribir una combinación de nirmatrelvir y ritonavir (de nombre comercial Paxlovid®).

Las mujeres gestantes o que amamanten, si no presentan síntomas graves de COVID-19, deben consultar a su médico para saber si pueden tomar este medicamento, teniendo en cuenta los beneficios que puede aportar y la aparente ausencia de efectos secundarios.

La OMS recomendó por primera vez la combinación de nirmatrelvir y ritonavir en abril de 2002. Actualmente recomienda firmemente que la tomen los pacientes con COVID-19 leve o moderada si forman parte de un grupo de alto riesgo. En diciembre de 2022, la OMS precalificó el primer genérico de este medicamento.

Además, tras examinar la evidencia disponible sobre otros dos medicamentos (sotrovimab y la combinación casirivimab-imdevimab), la OMS mantiene su recomendación firme de no prescribirlos para tratar la COVID-19, puesto que estos anticuerpos monoclonales tienen una actividad baja o nula contra las variantes que circulan en este momento.

En la actualidad hay seis opciones terapéuticas de eficacia demostrada contra esta enfermedad; tres de ellas previenen la hospitalización en las personas con riesgo elevado y tres que pueden salvar la vida a los pacientes con síntomas graves o en estado crítico. Con excepción de los corticosteroides, el acceso a estos medicamentos es insuficiente a nivel mundial.

Volver