Mala circulación y retención de líquidos: cómo tratarlos
Compartir en       
Ya transitando el verano, es muy común encontrarnos con pies hinchados, piernas cansadas o la aparición de las indeseables "arañitas". Tips y alimentos que mejoran el retorno venoso.


El verano trae consigo muchas cosas positivas, pero también el aumento de la presión venosa, promueve la aparición de las arañitas, várices o edemas y la clásica hinchazón de piernas. Es muy importante tratar estas afecciones para evitar problemas mayores y poder disfrutar de esta época ideal para estar al aire libre y realizar actividades recreativas.

En nuestro cuerpo funciona un sistema llamado Retorno Venoso, que ayuda a devolver la sangre de órganos, tejidos y extremidades al corazón, en contra de la gravedad, es decir, desde nuestras extremidades inferiores (piernas y pies) hacia el órgano coronario. Para que esto suceda, existen unas pequeñas válvulas que se abren y se cierran, ayudando a que la sangre ascienda hacia el corazón e impiden la acumulación de la misma.

El calor, generalmente, dilata las venas y hace que sus paredes pierdan parte de su elasticidad. Cuando la rigidez aumenta, las válvulas comienzan a fallar, no pudiendo cerrar adecuadamente. Como consecuencia, la sangre -atraída por la fuerza de gravedad- se acumula en las piernas lo que hace que -efecto de la presión- parte del líquido salga de las venas y se acumule en los tejidos de alrededor.

A este fenómeno, conocido como retención de líquidos le sigue la aparición de los habituales síntomas de cansancio y dolor, así como las arañitas, várices o edemas.

Evitar la hinchazón
¿Qué podemos hacer para prevenir este trastorno?

⚫ No permanecer mucho tiempo de pie o sentado: Es conveniente dar pequeños paseos a lo largo del día, levantarse del asiento y caminar por unos minutos o realizar movimientos circulares con los pies para favorecer el retorno venoso.

⚫ Es conveniente descansar con las piernas levantadas para facilitar la llegada de la sangre de nuestras extremidades hacia el corazón.

⚫ Evitar fuentes de calor: No es recomendable tomar mucho sol en las piernas, darse duchas muy calientes o depilarse las piernas con cera. Las duchas de agua fresca activan la función venosa y alivian dolores.

⚫ Utilizar ropa cómoda y calzado adecuado: Evitar prendas muy ajustadas y zapatos muy altos.

⚫ Realizar deporte o ejercicio físico: Caminar es el ejercicio más beneficioso para la circulación venosa.

⚫ Masajear las piernas: Puede aliviar la sensación de pesadez. Se recomienda aplicar cremas o geles fríos para lograr una mayor sensación de alivio, con movimientos circulares y ascendentes (desde los pies hasta el muslo) para activar la circulación y ayudar al retorno sanguíneo.

⚫ Realizar una alimentación saludable rica en frutas y verduras, que nos aportan agua, necesaria para prevenir la retención de líquidos, y disminuir el consumo de azúcar, sal, cafeína y alcohol que potencian la retención y mala circulación.

⚫ Mantener una correcta hidratación: Fundamental para mejorar la circulación. Se recomiendan 2 litros de agua por día.

Alimentos que mejoran la circulación venosa
1. Cítricos (limón, naranja, mandarina, kiwi): La vitamina C que contienen estas frutas es imprescindible ya que interviene en la formación de colágeno y elastina, proteínas que ayudan al revestimiento de los vasos sanguíneos.

2. Alimentos ricos en omega 3 (Nueces, chía, lino, pescados): El omega 3 promueve la liberación de óxido nítrico, una sustancia que dilata ("agranda") los vasos sanguíneos y aumenta el flujo. Además, tiene un efecto anticoagulante, evitando la aparición de coágulos en la sangre.

3. Alimentos ricos en proteínas (legumbres, semillas, carnes magras, huevos, quesos): Indispensables junto con la actividad física sobre todo de fuerza, para favorecer la formación de masa muscular, que es la encargada de comprimir las venas de las piernas y favorecer el retorno de la sangre al corazón.

4. Té verde: Posee numerosas propiedades antioxidantes que dilatan los vasos sanguíneos y aumentan el flujo de sangre.

5. Cebolla y Ajo: Fundamentales para favorecer la circulación sanguínea por sus efectos vasodilatadores y anticoagulantes.

6. Chocolate amargo: Posee flavonoides, una sustancia antioxidante que estimula el revestimiento de las arterias y aumentan la producción de óxido nítrico, fundamental para el cuidado de los vasos sanguíneos.

7. Canela: Especia que facilita la circulación sanguínea por su efecto vasodilatador.

8. Uvas: Posee compuestos antioxidantes tales como resveratrol y quercetina que favorecen la circulación sanguínea.

9. Cúrcuma: Posee como principio activo curcumina, un potente antioxidante que incrementa la producción de óxido nítrico.

10. Jengibre: Contribuye a mejorar el flujo sanguíneo y estimular la circulación sanguínea ya que tiene un efecto dilatador de vasos.

11. Verduras de hojas verdes: Contienen nitratos, precursores del óxido nítrico, potente vasodilatador.

Poniendo en práctica estos consejos y llevando adelante una alimentación balanceada, podremos evitar los trastornos circulatorios y disfrutar de un verano distendido.


Asesoramiento: Camila Romeo, Licenciada en Nutrición (MN 10570) miembro del Departamento de Nutrición de New Garden, Cadena de tiendas de alimentos naturales en Argentina..

Volver