¿Sabes qué es el varicocele?
Compartir en       
El 40 % de los casos de infertilidad masculina se asocia con el varicocele, la hinchazón de las varices escrotales. Un diagnóstico precoz puede prevenirlo.

El varicocele, definido como aquel proceso benigno en el que se dilatan de forma anómala las pequeñas venas que rodean el testículo, también conocidas como varices escrotales, afecta a uno de cada cinco hombres y hasta un 40 % de los varones con infertilidad lo padecen.

Así lo señala la Dra. Laura Paúl Ferrer, miembro de la Unidad Vascular Intervencionista del Hospital Universitari Doctor Josep Trueta de Girona y portavoz de la Sociedad Española de Radiología Vascular e Intervencionista (SERVEI).

¿Por qué sucede?
El varicocele se produce por el cúmulo anormal de la sangre que no es drenada eficazmente hacia el exterior de los testículos y se puede deber al reflujo o a la pérdida de capacidad de las varices escrotales para drenar la sangre.

Características que definen el varicocele

  • Los varicoceles se suelen desarrollar de forma lenta
  • Se da con mayor frecuencia en el lado izquierdo del escroto
  • Es más común en hombres entre 15 y 25 años
  • Su súbita aparición a edad avanzada puede ser causada por un tumor renal, que bloquea el flujo sanguíneo a una vena.

Conoce sus síntomas
Entre los síntomas más habituales del varicocele, según explica la experta, se encuentran:

  • La aparición de tumoración benigna, inflamación del escroto o venas agrandadas, de forma habitualmente indolora.
  • El dolor sordo leve moderado o incomodidad.
  • Infertilidad secundaria por la alteración de la calidad del espermiograma masculino, es decir, la disminución de la cantidad y la calidad de los espermatozoides.

«El diagnóstico precoz del varicocele evita tanto el disconfort y la ansiedad causados por la sintomatología descrita como los trastornos en la calidad del esperma, que con el tratamiento se pueden revertir rápidamente, pero que en ausencia del mismo pueden generar problemas irreversibles», señala la Dra. Paúl Ferrer.

En la mayoría de casos sintomáticos el varicocele se suele diagnosticar rápidamente mediante una buena exploración física y las pruebas de imagen complementarias.

Cuando se es asintomático
Claro que el problema se da cuando los pacientes no presentan una importante sintomatología, porque...

  • Incrementa el infradiagnóstico.
  • Retrasa el diagnóstico hasta edades más avanzadas, cuando se empiezan a producir los trastornos de la fertilidad.

¿Cómo se trata el varicocele?
En la actualidad, coexisten dos vías de tratamiento de este proceso benigno.

  • Por un lado, la quirúrgica, realizada por los urólogos, que puede realizarse mediante una cirugía abierta o laparoscopia.
  • Por otro, la endovascular, realizada por los radiólogos intervencionistas. Se trata de un tratamiento mínimamente invasivo realizado a través de un catéter guiado por rayos X que consiste en la oclusión o bloqueo de los vasos mediante la inyección de materiales embolizantes.

La Dra. Paúl Ferrer, en calidad de portavoz de SERVEI aboga por la vía endovascular.

«Presenta tasas de eficacia muy similares a la técnica quirúrgica y, además, evita las complicaciones derivadas de las cirugías convencionales», argumenta la especialista española.

Y es que en estos casos, los pacientes suelen recibir el alta el mismo día del procedimiento, pudiendo hacer vida normal al día siguiente, siendo la recuperación más rápida y menos dolorosa.

Sea cual sea el tratamiento, la Dra. Paúl Ferrer señala como prioridad controlar los síntomas importantes, especialmente el dolor, y devolver la función de los testículos a la normalidad.


Ref: EFE

Volver