Mantenerse hidratado se relaciona con un menor riesgo de enfermedad y de morir prematuramente
Compartir en       
Es posible que sepas que hidratarse adecuadamente es importante para funciones corporales cotidianas como la regulación de la temperatura y la salud de la piel.

Pero beber suficiente agua también se asocia a un riesgo significativamente menor de desarrollar enfermedades crónicas, morir prematuramente o ser biológicamente mayor que la edad cronológica, según un estudio de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés) publicado el lunes 2/1 en la revista eBioMedicine.

"Los resultados sugieren que una hidratación adecuada puede retrasar el envejecimiento y prolongar una vida libre de enfermedades", afirmó en un comunicado de prensa la Dra. Natalia Dmitrieva, autora del estudio e investigadora del Laboratorio de Medicina Regenerativa Cardiovascular del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, una división de los NIH.

Aprender qué medidas pueden frenar el proceso de envejecimiento es "un gran reto de la medicina preventiva", afirman los autores en el estudio. Esto se debe a que está surgiendo una epidemia de "enfermedades crónicas dependientes de la edad" a medida que la población mundial envejece con rapidez. Y prolongar una vida sana puede contribuir a mejorar la calidad de vida y a reducir los costes sanitarios más que el mero tratamiento de las enfermedades.

Los autores pensaron que una hidratación óptima podría ralentizar el proceso de envejecimiento, basándose en investigaciones anteriores similares realizadas en ratones. En esos estudios, la restricción de agua durante toda la vida aumentaba el sodio sérico de los ratones en 5 milimoles por litro y acortaba su esperanza de vida en 6 meses, lo que equivale a unos 15 años de vida humana, según el nuevo estudio. El sodio sérico puede medirse en la sangre y aumenta cuando bebemos menos líquidos.

A partir de los datos de salud recogidos durante 30 años de 11.255 adultos blancos y negros del estudio ARIC (Atherosclerosis Risk in Communities), el equipo de investigadores descubrió que los adultos con niveles de sodio sérico en el extremo superior del intervalo normal -entre 135 y 146 miliequivalentes por litro (mEq/L)- tenían peores resultados de salud que los que se encontraban en el extremo inferior del intervalo. La recogida de datos comenzó en 1987, cuando los participantes tenían entre 40 y 50 años, y la edad promedio de los participantes en la evaluación final durante el periodo de estudio era de 76 años.

Los adultos con niveles superiores a 142 mEq/L tenían entre un 10% y un 15% más de probabilidades de ser biológicamente mayores que su edad cronológica en comparación con los participantes en el intervalo de 137 a 142 mEq/L. Los participantes con mayor riesgo de envejecer más rápido también tenían un 64% más de riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como insuficiencia cardiaca, ictus, fibrilación auricular, arteriopatía periférica, enfermedad pulmonar crónica, diabetes y demencia.

Y las personas con niveles superiores a 144 mEq/L tenían un 50% más de riesgo de ser biológicamente mayores y un 21% más de riesgo de morir prematuramente. En cambio, los adultos con niveles séricos de sodio entre 138 y 140 mEq/L tenían el menor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. El estudio no disponía de información sobre la cantidad de agua que bebían los participantes.

"Este estudio añade pruebas observacionales que refuerzan los posibles beneficios a largo plazo de la mejora de la hidratación en la reducción de los resultados de salud a largo plazo, incluida la mortalidad", dijo el Dr. Howard Sesso, profesor asociado de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y epidemiólogo asociado en el Hospital Brigham and Women's de Boston, a través de correo electrónico. El Dr. Sesso no participó en el estudio.

Sin embargo, "habría estado bien combinar su definición de hidratación, basada únicamente en los niveles séricos de sodio, con los datos reales de ingesta de líquidos de la cohorte ARIC", añadió el Dr. Sesso.

La edad biológica se determinó mediante biomarcadores que miden el funcionamiento de distintos sistemas y procesos orgánicos, incluidos los biomarcadores cardiovasculares, renales (relacionados con los riñones), respiratorios, metabólicos, inmunitarios e inflamatorios.

Los niveles elevados de sodio sérico no eran el único factor asociado con el riesgo de enfermedad, muerte prematura y envejecimiento más rápido: el riesgo también era mayor entre las personas con niveles bajos de sodio sérico.

Este hallazgo concuerda con informes anteriores sobre el aumento de la mortalidad y las enfermedades cardiovasculares en personas con niveles regulares bajos de sodio, que se ha atribuido a enfermedades que causan problemas electrolíticos, señalaron los autores.

El estudio analizó a los participantes durante un largo periodo, pero los hallazgos no prueban una relación causal entre los niveles séricos de sodio y estos resultados de salud, señalaron los autores. Se necesitan más estudios, añadieron, pero los hallazgos pueden ayudar a los médicos a identificar y orientar a los pacientes de riesgo.

"Las personas cuyo sodio sérico es de 142 mEq/L o superior se beneficiarían de una evaluación de su ingesta de líquidos", dijo la Dra. Dmitrieva.

El Dr. Sesso observó que el estudio no abordaba en profundidad el envejecimiento acelerado, "que es un concepto complicado que apenas estamos empezando a comprender."

"Dos razones clave subyacen a esto", dijo el Dr. Sesso. Los autores del estudio "se basaron en una combinación de 15 medidas para el envejecimiento acelerado, pero esta es una de las muchas definiciones que existen para las que no hay consenso". En segundo lugar, sus datos sobre hidratación y envejecimiento acelerado eran una 'instantánea' en el tiempo, por lo que no tenemos forma de entender la causa y el efecto".

Beber suficientes líquidos cada día
Alrededor de la mitad de la población mundial no cumple las recomendaciones de ingesta diaria total de agua, según varios estudios citados por los autores de la nueva investigación.

"A nivel mundial, esto puede tener un gran impacto", dijo la Dra. Dmitrieva en un comunicado de prensa. "La disminución del contenido de agua corporal es el factor más común que aumenta el sodio sérico, por lo que los resultados sugieren que mantenerse bien hidratado puede ralentizar el proceso de envejecimiento y prevenir o retrasar enfermedades crónicas".

Nuestros niveles de sodio sérico se ven influidos por la ingesta de líquidos procedentes del agua, otros líquidos y frutas y verduras con alto contenido en agua.

"El hallazgo más impresionante es que este riesgo (para las enfermedades crónicas y el envejecimiento) es evidente incluso en individuos que tienen niveles de sodio sérico que están en el extremo superior del 'rango normal'", dijo el Dr. Richard Johnson, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado, a través de correo electrónico. No participó en el estudio.

"Esto desafía la cuestión de lo que es realmente normal, y apoya el concepto de que como población probablemente no estamos bebiendo suficiente agua".

Según la Clínica Cleveland, más del 50% del cuerpo está formado por agua, que además es necesaria para múltiples funciones, como digerir los alimentos, crear hormonas y neurotransmisores, y repartir oxígeno por todo el organismo.

La Academia Nacional de Medicina (antes conocida como Instituto de Medicina) recomienda a las mujeres consumir 2,7 litros (91 onzas) de líquidos al día, y a los hombres, 3,7 litros (125 onzas). Esta recomendación incluye todos los líquidos y alimentos ricos en agua, como frutas, verduras y sopas. Dado que la proporción media de ingesta de agua entre líquidos y alimentos es de aproximadamente 80:20, esto equivale a una cantidad diaria de 9 tazas para las mujeres y 12 ½ tazas para los hombres.

Las personas con problemas de salud deben consultar a su médico sobre la cantidad de líquido que deben ingerir.

"El objetivo es asegurarse de que los pacientes ingieren suficientes líquidos, al tiempo que se evalúan los factores, como la medicación, que pueden conducir a la pérdida de líquidos", dijo el coautor del estudio, el Dr. Manfred Boehm, director del Laboratorio de Medicina Regenerativa Cardiovascular, en un comunicado de prensa. "Los médicos también pueden necesitar diferir al plan de tratamiento actual de un paciente, como limitar la ingesta de líquidos para la insuficiencia cardiaca".

Si tienes problemas para mantenerte hidratado, quizá necesites ayuda para incorporar este hábito a tu rutina habitual. Prueba con dejar un vaso de agua junto a la cama para beber cuando te despiertes, o bebe agua mientras te preparas el café de la mañana. Ancla tu hábito de hidratación a un lugar en el que estés unas cuantas veces al día, declaró anteriormente a CNN el Dr. B.J. Fogg, experto en Ciencias del Comportamiento y fundador y director del Laboratorio de Diseño del Comportamiento de la Universidad de Stanford.


Ref: CNN

Volver