Provincia: Salud y Ambiente presentaron el Plan de Respuesta para el dengue
Compartir en       
El ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires junto a la cartera de Ambiente bonaerense presentaron el Plan de Preparación y Respuesta ante la Contingencia de Dengue y otros Arbovirus para la temporada 2022-2023, durante una jornada de trabajo y capacitación con equipos de salud en el hospital El Dique, de Ensenada.

El encuentro estuvo encabezado por la subsecretaria de Gestión de la Información, Educación Permanente y Fiscalización de la cartera sanitaria, Leticia Ceriani y por la subsecretaria de Política Ambiental del ministerio de Ambiente de la Provincia, Tamara Basteiro.

La jornada estuvo dirigida a los equipos vinculados con la prevención y control del dengue de las regiones sanitarias bonaerenses IV, V, VI, VII, XI y XII, que son las que presentan mayor riesgo de brote en esta temporada.

Tras agradecer el aporte del ministerio de Ambiente en la concreción de un plan que prevenga el dengue y otras enfermedades que tienen al mosquito Aedes aegypti como transmisor de virus entre las personas, la subsecretaria Leticia Ceriani dijo: «Como sabemos, cuando empieza el calor empieza la proliferación de mosquitos y aumenta el riesgo del dengue y de otras enfermedades producidas por mosquitos». No obstante aclaró que «en realidad el plan que se presentó hoy se viene trabajando durante todo el año y, de hecho, hemos tenido este año una cantidad enorme de descacharreo de invierno, que tal vez es lo que hasta ahora nos faltaba».

Por su parte, Basteiro planteó que «hay una relación muy fuerte entre las cuestiones ambientales y la salud de la ciudadanía; las enfermedades zoonóticas tienen un vínculo con la naturaleza, con el entorno y por eso estuvimos trabajando en conjunto con Salud, porque estas enfermedades tienen mucho que ver con la gestión de los residuos y con el descacharreo».

Ambas funcionarias remarcaron la importancia del descacharreo, que consiste en eliminar de los patios, fondos y alrededores de las viviendas, los residuos y elementos que puedan acumular agua, porque es en las paredes de esos objetos y recipientes donde los mosquitos ponen sus huevos. Cuando acumulan agua y aumentan las temperaturas se generan las condiciones ideales para el desarrollo del insecto y, por lo tanto, para la proliferación del mosquito que puede transmitir dengue y otras enfermedades que también pueden ser muy graves, como zika y chikungunya.

Por eso, la funcionaria de ministerio de Ambiente agregó que es importante repensar la relación de la ciudadanía con su entorno y «la gestión de los residuos en los territorios, con la capacitación y el aporte de todos los actores sociales de cada comunidad, entre ellos cartoneros y cartoneras».

Ceriani agregó que es sostenido el trabajo orientado a fortalecer la vigilancia epidemiológica, la notificación y seguimiento de casos, las políticas de comunicación, prevención y promoción y la red de laboratorios con la que cuenta la Provincia de Buenos Aires. Enfatizó que «este plan se trabaja en los territorios y tiene una perspectiva comunitaria, de trabajo con los municipios y con distintos actores de los barrios».

La situación en la Provincia de Buenos Aires
En este momento, de acuerdo con los datos que presentaron hoy las especialistas del ministerio de Salud bonaerense, no se registra circulación viral de dengue en el país ni en la Provincia de Buenos Aires. Durante 2022 se notificaron 888 casos compatibles con dengue y se registró un brote en el municipio de La Matanza que fue controlado.

Desde la semana epidemiológica 27 hasta la 47 (es decir, desde mediados de año hasta fines de noviembre) se notificaron 134 casos con sospecha de dengue, de los cuales uno fue confirmado (con antecedente de viaje a Paraguay), 5 resultaron probables, 61 casos fueron descartados y 67 aún continúan en estudio. Para las mismas semanas de la temporada anterior (SE 27 a 47/2021) se notificaron 148 casos con sospecha de dengue, de los cuales 4 casos fueron probables.

Desde el ministerio de Salud bonaerense advirtieron que durante el invierno en Centroamérica y también en Brasil hubo alertas por el incremento sostenido de casos de dengue. Y señalaron que el ingreso de viajeros que tengan el virus en la temporada estival de nuestro país «nos pone en mayor riesgo y debe mantener a los equipos de salud y a la ciudadanía con una mirada atenta y en alerta».

En la provincia de Buenos Aires, el año pasado se registró una temporada relativamente tranquila con respecto al dengue. Solamente hubo un brote limitado a la región sanitaria XII. El ministerio de Salud provincial con los equipos de salud municipales trabajaron codo a codo y se logró limitarlo a pocas localidades. No obstante, advirtieron las autoridades, ese escenario puede no ser el mismo que tengamos este año.

En ese sentido en la presentación se trabajó para mejorar la confirmación de los casos, lograr una mejor estadística y seguimiento, identificar eventuales brotes, informar las acciones de control de foco y reformular el sistema de vigilancia para que no se limite a notificar casos, sino para que, también, identifique y siga a quienes tienen más riesgo, tal como se hizo durante la experiencia de la pandemia.

Por lo tanto, desde Salud aclararon que la notificación de un caso no es un momento único y aislado, sino que se busca seguir el proceso de atención, tener mejor información de la morbilidad y de los factores de riesgo para garantizar un mejor seguimiento, focalizado en la personas que tienen mayor posibilidad enfermar gravemente o de morir por esta causa.

Volver